BLOG

¿Por qué es importante entender las políticas de protección de datos?

Suscribete a mi newsletter mensual para recibir las últimas novedades

Hoy, como cada 28 de enero desde hace 15 años, se celebra el Día Europeo de la Protección de Datos, cuyo objetivo es informar y concienciar sobre nuestros derechos y responsabilidades, como usuarios de la red, en materia de protección de datos. Y es que muchas veces no somos conscientes de los riesgos que encierra navegar por Internet.

Datos personales y publicidad dirigida

Para comprender la importancia de la privacidad de datos, es importante saber qué son los datos personales. Se consideran datos personales cualquier información relacionada con una persona identificada o identificable, como, por ejemplo, nombre y apellidos, dirección, número de documento de identidad, ingresos, perfil cultural o dirección IP, entre otros.

Estoy segura de que alguna vez has hablado con un amigo sobre algún producto
—como unas zapatillas de correr, por ejemplo— y, después de esa conversación, tus búsquedas de Internet y redes sociales se han llenado de publicidad sobre zapatillas, ropa de deporte, pulsómetros y carreras populares. O puede que, después de reservar el alojamiento de tus próximas vacaciones en la Toscana, solo hayas recibido publicidad sobre pasta, Chianti o visitas guiadas a Florencia.

Siento decirte que no son meras casualidades. Estos anuncios son publicidad dirigida y, para poder personalizarlos con nuestros gustos y hábitos, las empresas necesitan recopilar nuestros datos personales.

¿Cómo obtienen las empresas nuestros datos personales?

La Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), de INCIBE, enumera tres vías para obtener datos personales:

  1. Cookies. Son archivos que se guardan en nuestro ordenador a través del navegador y contribuyen a que la red de redes sea un espacio más controlado y personalizado. Aunque existen varios tipos de cookies, las de terceros pueden suponer una amenaza para la privacidad de nuestros datos. Estas cookies son las que se utilizan para crear perfiles de usuarios a partir de nuestros gustos y hábitos de consumo que se explotan con fines publicitarios.
  2. Almacenamiento local del navegador. Los navegadores han mejorado mucho sus funciones en los últimos años, pero a costa de recopilar datos de los usuarios, como, por ejemplo, el historial de ubicación, el historial de descargas, los datos e imágenes de caché o los datos de contraseñas y formularios.
  3. Grabaciones de voz de nuestro dispositivo móvil. Los asistentes de voz y las aplicaciones a las que permitimos el acceso al micrófono de nuestro dispositivo móvil también pueden ser una vía de acceso a nuestros datos personales.

El famoso RGPD: información básica

Como usuarios de una página web o clientes de una tienda online, tenemos derecho a que la privacidad de nuestros datos esté protegida. En los Estados miembros de la Unión Europea, el encargado de velar por el cumplimiento de ese derecho es el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos), que entró en vigor el 25 de mayo de 2018.

Aunque no me detendré en sus complejos aspectos legales, sí me aventuraré a resumir su objetivo de una manera sencilla: desde la entrada en vigor del RGPD, las empresas están obligadas a pedir permiso a sus clientes para recoger sus datos, explicarles cómo van a tratarlos y darles la posibilidad de acceder a su información personal, modificarla y borrarla de sus sistemas.

El RGPD se aplica tanto a empresas que tratan datos personales y tienen su sede en la Unión Europea, independientemente de dónde se traten de hecho los datos, como a empresas que tienen su sede fuera de la Unión Europea, pero tratan datos personales relativos a ofertas de bienes o servicios a ciudadanos de la Unión Europea.

¿En qué medida están relacionados el RGPD, la internacionalización y la traducción?

Puesto que el RGPD es una normativa de aplicación obligatoria en todos los países de la Unión Europea desde mayo de 2018, para cumplirlo, todas las empresas están obligadas a adaptar sus textos legales, formularios de solicitud de información, formularios de registro y mensajes de confirmación de suscripciones de sus páginas web, tiendas online y materiales de marketing.

Por tanto, cualquier empresa interesada en internacionalizar su actividad en los países de la Unión Europea está obligada a traducir toda la información relacionada con el RGPD de sus sitios web y tiendas online a los idiomas de su público objetivo para garantizar los derechos de los usuarios.

Es importante que esta información sea accesible de una forma clara y comprensible, puesto que, si el texto no se entiende o contiene errores, puede que las empresas estén incumpliendo el deber de informar que establece el RGPD. En ese caso, podrían enfrentarse a sanciones millonarias y a una pérdida de credibilidad. Por ello, es aconsejable cuidar el proceso de traducción de este tipo de textos y apostar por traducciones de calidad, para que el derecho a proteger nuestros datos personales no quede limitado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

5 herramientas que me ha dado el teatro para gestionar mi negocio

5 herramientas que me ha dado el teatro para gestionar mi negocio

Desde que era muy pequeña, el teatro y las artes escénicas han estado presentes en mi vida. A mi madre le gustaba (y aún le gusta) ir al cine, al teatro, al ballet, a ver musicales… Vaya, que cualquier oportunidad era buena para que pasásemos la tarde del sábado...

3 motivos para trabajar con traductores nativos

3 motivos para trabajar con traductores nativos

Puede que alguna vez te hayas visto en la necesidad de contratar servicios de traducción. O puede que, debido a la pandemia de la COVID-19, te estés planteando digitalizar tu negocio y traducir tu contenido para conquistar nuevos mercados. Y también es muy probable...

Teletrabajo

Teletrabajo

Hace poco leí una noticia sobre la satisfacción de la población española con el teletrabajo. Según un estudio realizado por el CIS en diciembre de 2020, el 80% de las personas encuestadas calificó su experiencia como muy satisfactoria, mientras que un 20% declaró que...